viernes, 25 de mayo de 2018

Colombia ¿Elecciones democráticas o fraude electoral?..


Por: Tony López R.:
Las cuestionadas elecciones parlamentarias realizadas el 11 de marzo pasado y las  presidenciales, en Colombia el próximo domingo 27 de mayo, están marcadas con el signo del fraude electoral. En las parlamentarias se conoce que algunos de los elegidos al Senado o Cámara son familiares de políticos presos por corruptos, paramilitares y otros por  relaciones directas con el narcotráfico.



Colombia vive momentos, políticamente, excepcionales, será la primera ocasión que se celebren elecciones en medio de un Proceso de Paz y con una de las más grandes fuerzas guerrilleras desarmadas, concentradas  y engañadas, y  el territorio que ocupaban, donde tenía influencia política, en cerca de 350 alcaldías, zonas veredales y territorios abandonados por el Estado desde hace cerca de 70 años, ahora ese territorio está  bajo el control, los crímenes  y las fechorías del paramilitarismo, y  el actual Gobierno  y su ministro de Defensa,  por conveniencia, niegan la  existencia de esas organizaciones delincuenciales.

Mientras que el Ejército de Liberación Nacional (ELN), quien continúa manteniendo los diálogos con el Gobierno y, como ha sido su costumbre, en fechas electorales o patrias, en esta ocasión también decretó  un cese temporal de fuego desde el 25 al 29 de mayo.

Llegarán a estas elecciones presidenciales con una división de la derecha, el centro y la izquierda, pero  con un escenario que lo hace único. Ahora la confrontación no es solo contra el modelo económico,  está en riesgo el modelo de dominación oligárquica y fraudulenta que, por muchos años, han venido ostentando liberales y conservadores. No hay excusa de la existencia de las insurgentes FARC-EP.

Oligarquía que, en momento de peligro de perder su poder, se atrevieron a cometer el magnicidio contra el líder liberal Jorge Eliecer Gaitán, fiel exponente de un pensamiento social, revolucionario  y antiimperialista, fue su primer víctima y en la década del 80 y 90 del siglo pasado,  cuatro candidatos presidenciales, Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo de la Unión Patriótica; el comandante guerrillero Carlos Pizarro Leongómez de la Alianza Democratica-M-19  y Luis Carlos Galán Sarmiento, candidato anticorrupción y enemigo de la penetración del narcotráfico en la política colombiana por el Nuevo Liberalismo, una corriente interna del tradicional Partido Liberal.

En el actual escenario electoral y con un candidato opositor al modelo oligárquico como Gustavo Petro,  cuyas intenciones de voto, según  las encuestas, ponen en peligro al candidato de la extrema derecha oligárquica. El fraude se está gestando,  desde la propia Registraduría Nacional Electoral,  un fraude  denunciado por el candidato de Colombia Humana, Gustavo Petro.

El fraude o cualquier otro método que se aplique,  sobre todo en una segunda vuelta electoral, para evitar que Colombia acabe de cambiar y liberarse de una oligarquía económica, política y social corrupta, vinculada y subordinada a los más oscuros intereses de Estados Unidos y a los carteles del narcotráfico,  serán utilizadas sin contemplaciones.

En una segunda vuelta y en peligro de perder el poder,  el magnicidio no está descartado, más cuando hay políticos con muchos intereses que públicamente han declarado que un enemigo sea un testigo que lo incrimine, es “un buen muerto”, de allí puede colegirse que un Presidente que ordene su juzgamiento por graves violaciones a los Derechos Humanos y Crímenes de Lesa Humanidad también lo puede ser. 
Esa terrorista declaración la hizo el senador y ex presidente Álvaro Uribe Vélez, en un Twitter “cuyo polémico trino reprodujo que el testigo Carlos Ariza “es un buen muerto” y otras declaraciones contra candidatos presidenciales. (Revista Semana  Edición 1878 29 abril al 6 de mayo)

¿Porque se teme y denuncia el posible fraude?. Como antecedentes tenemos que en las elecciones parlamentarias del pasado 11 de marzo, se denunciaron graves anomalías y hechos de fraude y se mostraron también el injustificado incumplimiento de la Registraduría Nacional cuyo directivo Juan Carlos Galindo ha declarado que el ministro de Hacienda no les otorgó todo el dinero solicitado para imprimir los 36 millones de boletas.  ¿Cómo es posible que no se tengan todas las boletas?  Se sabe que, históricamente, la abstención en Colombia es entre un 54 a 60 por ciento, y tal vez el  ministro definió que no eran necesarias, pero es un incumplimiento.

Para el Procurador General, Fernando Carrillo “la democracia colombiana vive una dura prueba por la contingencia con las tarjetas de Consulta, asegurando que es hora de la madurés de las instituciones y los Partidos, los medios de comunicación y los ciudadanos en respetar los resultados, no sin dejar de hacer las investigaciones correspondiente”  Este señalamiento del Procurador alerta muy seriamente sobre el incumplimiento de la Registraduría  Nacional  Electoral.

La denuncia del candidato Gustavo Petro del arreglo al sistema del  Software de la Registraduría Nacional que permita realizar el fraude, y  de la  Fundación Paz y Reconciliación que existe una red de funcionarios de la Registraduría que reciben pagos por alterar las cifras electorales, están ligadas a los históricos fraudes, compra de votos y amenazas al electorado donde reinan las criminales bandas paramilitares que financian, empresarios caciques políticos y latifundistas, donde sí o sí tienen que votar por el candidato que ellos le ordenan, pone en tela de juicio las “democráticas elecciones”  que anuncia el presidente Juan Manuel  Santos se realizarán el próximo domingo 27 de mayo.

Las facilidades para todo este manejo electoral está dado por el anacrónico sistema electoral que tiene Colombia y que aparentemente no se ha modernizado por falta de recursos, dice el oficialismo, o por las facilidades que brinda para el fraude dicen otros, pero lo más paradójico es que la acusación realizada por el presidente Juan Santos contra Venezuela,  declarando que  se realizaría un megafraude para elegir al presidente Maduro, declaración  amplificada antes de la elecciones venezolanas y aún hoy.

Los medios de prensa propiedad de los tres magnates más grande de Colombia se han dedicado a esta campaña y no han  publicado los desmentidos sobre el fraude en Venezuela que han declarado  todos  los observadores internacionales, expertos de la CEELA,  incluyendo al ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero. Sin embargo es sospechoso que  no mencionan absolutamente nada de las denuncias de fraude en Colombia y si  las mencionan las ridiculizan y dicen que son inventos de la oposición.
Pronto seremos testigos de si, realmente, fueron democráticas o se impuso el fraude.

(*)  Periodista, politólogo y analista internacional.
jorgarcia726@gmail.com

miércoles, 23 de mayo de 2018

El pueblo bolivariano le dio el triunfo a Maduro


Por Diego Olivera Evia:
La verdad derrota a las mentiras de EEUU y sus lacayos latinoamericanos
Una nueva victoria de Venezuela y nuevamente el pueblo venezolano, pese a una crisis económica, y los ataques sistemáticos de EEUU y su denominados aliados circunstanciales, de acuerdo al humor del magnate-presidente de EEUU, Donald Trump, ni los Bush, ni el Nobel de la muerte Barak Obama, han podido doblegar al gobierno bolivariano, ni al cruel asesinato del comandante Hugo Chávez, que un edecán militar, le aplico un inyección con un virus letal de un cáncer sin cura médica,  como el imperialismo que también enveneno a Yaser Arafat y los intentos de más de 100 intentos para asesinar al invencible, presidente y guerrillero Fidel Castro, que se despidió a sus 90 años.


Este 20 de mayo 2017, nuevamente surge una victoria pertinaz del pueblo,  que pese a la crisis, a la guerra económica, a lo ataques y las Traiciones de la derecha venezolana, arrastrada a la Organización de Estados Americanos (OEA), comandada por el mercenario y arrastrado Secretario General Luis Almagro, le vende el alma al diablo ayer a Obama y ahora al fascista de la supremacía Blanca Trump, mostrando la traición a América Latina, además de ser el funcionario más corrupto, que ha pasado en la OEA llamando a invadir a Venezuela, hasta apoyar a Julio Borges, Antonio Ledezma, Lilian Tintoreri, María Corina Machado y Leopoldo López, entre otros llamaban a matar chavistas, como los 120 ciudadanos degollados y quemados en Chacao y Altamira, unos por ser negros y otros por ser trabajadores del metro, nadie en el mundo ha entendido esta guerra fratricida, solo acusa a los bolivarianos y chavistas, si comprender las agresiones imperiales.

La llamada al abstencionismo de la derecha, nuevamente fracaso y la derecha se quedó sin lugares de poder, este 20 de Marzo sin La Presidencia de la República, anteriormente de 23 gobernaciones, se quedó con 19, posteriormente no se presentó para las Alcaldías, llevándose los bolivarianos la 295, dejando a los abstencionistas sin nada, también se abstuvieron de participar a votar, para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un mecanismo aprobado en la Constitución Bolivariana de Venezuela, aprobada por la misma derecha a regañadientes, en la victoria de Chávez.

La verdad derrota a la mentira de EEUU y sus lacayos latinoamericanos
Ante esta realidad la derecha hasta dilapido el poder en la Asamblea Nacional (AN), con una mayoría absoluta y se dedicaron tratar de sacar a Maduro de Miraflores, como sus guarimbas con terrorista y paramilitares y tampoco pudieron derrocar al mandatario venezolano, ahora esta derecha vive de los millones de dólares de EEUU y la Unión Europea (UE), son unos hipócritas y arrastrados ayer a Obama y ahora a Trump.

Nos pareció necesario, porque muchos países se han dejado manipular y arrastrar a las mentiras, a la prensa mediática y a las trasnacionales de comunicación, con las campañas de la Embajada Gringa en Caracas, al expulsar a el Encargado de la Embajada y al Secretario, en una decisión soberana.

Las amenazas de gobiernos indignos en inmorales, las  oligarquías corruptas, con los mayores carteles de la droga en Colombia y México, con desparecidos, con más de 90 políticos asesinados y otros amenazados mexicanos y miles de desaparecidos, al igual Colombia con más 300 luchadores asesinados y tumbas con miles de campesinos, pero ni la OEA, ni el mercenario Almagro, menos Trump, esconden la criminalidad y la mentira de sus aliados de turno.

Venezuela no se  vende
Hoy Venezuela levanta su bandera para mostrar que ante la crisis, las agresiones de EEUU, las acusaciones sin fundamento, exigiendo un modelo democrático, que si lo tiene la democracia popular y progresista, ante un sistema imperialista de más de 2 siglos de invasiones, muerte, de obligar a naciones a bases militares, de usar a los países a agredir a las naciones soberanas, pero acá fallo los venezolanos y el gobierno bolivariano, lucha por sus soberanía por su desarrollo, con miles de viviendas construidas por el estado, como mecanismos de alimentación y servicios.

Pero la campaña exterior y las sanciones han creado una grave crisis y ahora Trump habla de hambre y pobreza y es parte de la destrucción de naciones enteras, como sus antecesores desde la Invasión a México hasta las agresiones a Siria, Corea del Norte, Yemen, ahora Irán, si esto es democrático, Nerón quedo limpio de la quema de Roma.

Nuevamente queremos establecer que la constante victorias del gobierno bolivariano, con los partidos y grupos aliados del Polo Patriótico, han logrado desarrollar los triunfos en las últimas elecciones, movilizando y organizando las campañas, pero esta realidad seria real si el pueblo venezolano, no se convierte en el elemento principal, en las votaciones, venciendo la crisis económica,  luchando contra los bachaqueros, sectores del pueblo que están contra de la revolución, son bandas que trafican y especulan, junto al denominado dólar paralelo Today, y los paracos (paramilitares colombianos), han trasformado las fronteras el robo, de combustible, comida y hasta robo de billetes venezolanos, para crear un caos monetario.

Todos estos ejemplos y realidades la mostramos porque son desconocidas en América Latina, solo los medios privados de la comunicación han llevado la mentira, como la propaganda nazi de Goebbels que afirmaba que un “mentira repetida mil veces se vuelve realidad”, y de esa manera trabajos los medios capitalistas, los políticos de la supremacía Blanca, los neo nazis,  El Ku Klux Klan de donde es originario Trump, como sus padres, de la misma manera se unen a estos la derechas Latinoamérica y mundiales, para lograr controlar al mundo.

Los ciudadanos de las naciones democráticas y progresistas como son  Bolivia, Cuba, Uruguay, Nicaragua, Rusia, China, África, Turquía, Siria, entre otros, apoyan a Venezuela que pese a las dificultades, creadas por la guerra económica, las sanciones de EEUU y UE,  Maduro llama a la oposición al dialogo, a la reconstrucción del país, a crear una nueva economía saneada.

El nuevo precio de un barril de  petróleo supera los 70 dólares, garantizando mayores ingresos, la exportación de Coltan,  ampliar negociación  del Petro. Para lograr un equilibrio económico, respaldado por los ingresos de PDVSA, es decir que hay que sanear la economía, ampliar la agricultura, la ganadería, lo criaderos de pollo, de porcinos, como  alimentación para el pueblo. Controlar los precios en las farmacias, supermercados, ferias, como centros de acopio, sanear y controlar los buses, carritos y medio de transporte que aplican cualquier precio a los usuarios, estas son algunas necesidades populares.

Ampliar  exportaciones y acuerdos con Rusia, China, India, ahora Turquía, Cuba, importar los medicamentos de estas naciones, ya que ni EEUU, ni Europa venderán medicamentos y comida, porque son parte de la guerra económica.

diegojolivera@gmail.com

“La revolución de Rojava es una brecha en el sistema capitalista”


Por Leandro Albani:
La Tinta entrevistó a Rok Brossa, militante catalán que integra la Comuna Internacionalista en Rojava. El futuro y los desafíos de una revolución silenciosa en Medio Oriente.
Brossa, que llegó a Rojava a mediados de 2017 para sumarse a los internacionalistas que desarrollan trabajos con los civiles, tuvo su bautismo de fuego en la región de Afrin, que el Estado turco invade desde el 20 de enero pasado. “Cuando estuve en Afrin, bajo las bombas del fascismo turco, no pude evitar recordar la historia de mi abuela y la entendí mucho mejor”, reflexiona. “La primera vez que observás caer las bombas hay mucho miedo y desconcierto, y solo pensás en protegerte y proteger a los seres queridos. Pero aprendés a vivir con eso y a aceptar que si la bomba te cae encima, hagas lo que hagas, vas a morir”, describe Brossa con la crudeza inevitable de la guerra. Como si estuviera hablando de la Guerra Civil Española que su propia familia vivió, Brossa afirma que, pese a los peligros y dolores, “hay que seguir resistiendo sin permitir que se rompa la moral, porque ese el principal objetivo de los bombardeos contra la población civil: crear miedo y hacer perder la moral”.


Viaje al país prohibido
Rojava es una de las cuatro partes del Kurdistán histórico que, desde principios de siglo XX, se convirtió en un territorio negado, tanto por los recién creados estados-nación como también por Gran Bretaña y Francia, que en aquellos tiempos eran las principales potencias mundiales.

La historia del pueblo kurdo está minada de planes de asimilación y represión en su contra. Rojava no fue ajena a estos hechos. Con una frontera de 900 kilómetros con Turquía, el Kurdistán sirio tiene las principales reservas naturales del país, ya sean hidrocarburos, agua dulce –con el río Éufrates como principal vertiente- o tierra fértil para la agricultura. Rojava siempre fue conocida como “el granero de Siria”. Hacia ese lugar se dirigió Rok Brossa, inspirado por un proceso revolucionario que comenzó en 2012, cuando los gobiernos y regímenes de Medio Oriente y el norte de África caían como fichas de dominó en medio de la “Primavera Árabe”.

“Fui principalmente por motivos ideológicos –cuenta el militante catalán-. La revolución de Rojava es una brecha en el sistema capitalista y la hegemonía de los estados-nación, desafiando el modelo de civilización patriarcal que sufre la humanidad. Vine a Rojava para aprender del movimiento revolucionario que ha permitido abrir esta brecha, para brindar mi apoyo a la revolución que aquí acontece, y para ayudar a organizar la solidaridad internacional junto a otros movimientos del mundo entero”.

Cuando en Siria se multiplicaron las protestas contra el gobierno del presidente Bashar Al Assad, buena parte de los dos millones de kurdos que viven en el país -que contaban con una fuerte tradición política, influenciada por el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK)- salieron a manifestarse pero, al mismo tiempo, observaron con desconfianza a los primeros grupos armados que surgían para enfrentar al Ejército Árabe Sirio (EAS).

Para Brossa, la historia del proceso en Rojava no era ajena. Sobre la lucha del pueblo kurdo sabía “bastantes cosas”, resume. Luego de la resistencia en Kobanê en 2014 y 2015, que permitió a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y las Unidades de Defensa de las Mujeres (YPJ) liberar esa ciudad que estuvo bajo control del Estado Islámico (ISIS o Daesh) por 150 días, Brossa se sumó a grupos de solidaridad, “hasta que formamos Rojava Azadî, un colectivo de solidaridad con la revolución de Rojava y el pueblo kurdo”.

Por esos días agitados, cuenta, desde Rojava Azadî “hicimos trabajos de traducción, lo que me llevó a leer mucho sobre el tema. También realizamos varios viajes a Bakur (Kurdistán del Norte) para conocer de primera mano el movimiento kurdo bajo la ocupación del Estado turco”.

Desde que el proceso revolucionario en Rojava se profundizó con la creación de instituciones de autogobierno, la creación de cooperativas y la resistencia armada contra las fuerzas ocupantes, muchas personas del todo el mundo se trasladaron a esa porción de tierra para sumarse a una lucha que tiene como paradigma el Confederalismo Democrático, ideología abrazado por el Movimiento Kurdo de Liberación y que tiene como principal teórico a Abdullah Öcalan, fundador del PKK en 1978 y encarcelado desde 1999 en la isla-prisión de Imrali, en Turquía.

“La forma de integrarse al proceso revolucionario era básicamente a través de las YPG/YPJ –cuenta Brossa-, pero mi interés estaba más centrado en el movimiento civil que en el militar. En cuanto se abrió el espacio para los internacionalistas en el trabajo civil no dudé en participar”.

“Los internacionalistas que quieren contribuir a este proceso revolucionario son recibidos con los brazos abiertos –afirma Brossa-. Estamos trabajando en base a nuestras experiencias para identificar las dificultades que hemos vivido, y poder así mejorar y facilitar la integración a internacionales que vienen y vendrán. Lo principal es conocer la cultura y la sociedad, no solo de Rojava sino de Kurdistán y de Medio Oriente en general, para comprender mejor las necesidades y lo que podemos aportar como internacionalistas”.

Una comuna plurinacional
La Comuna Internacionalista que funciona en Rojava se fundó a principios de 2017 como un espacio de formación, producción y coordinación del trabajo solidario que se desarrolla en el norte de Siria. La comuna no tiene un espacio físico, por sus integrantes se mueven por todo Rojava para llevar asistencia a los civiles, pero también participando en la construcción de las nuevas herramientas democráticas que se aplican en el territorio. Al mismo tiempo, desde la comuna se constituyó una Academia, ubicada en el cantón de Cizîre, con la finalidad de “abrir un espacio donde aprender no sólo el idioma y la cultura, sino también donde poder debatir sobre nuestro papel en la revolución y lo que puede significar el internacionalismo en nuestros tiempos”, describe Brossa.

En los cursos impartidos en la Academia se estudia la filosofía del Movimiento Kurdo de Liberación, a su vez que se aprende sobre otros procesos revolucionarios a lo largo de la historia.
¿Pero qué es puntalmente la Comuna Internacionalista? Rok Brossa lo resumen en algunas palabras: “Es el marco organizativo en el que trabajamos varios internacionales integrados en los trabajos civiles en Rojava. Aparte de contribuir en diversas tareas en la sociedad, decidimos centrar nuestra atención en temas de ecología, uno de los pilares ideológicos del Confederalismo Democrático, con grandes similitudes con las ideas de ecología social desarrolladas por el anarquista Murray Bookchin”.

Con el ecologismo como pilar, desde la comuna lanzaron la campaña “Make Rojava Green Again”, para contribuir a la reforestación de Rojava y a la recuperación de una agricultura sostenible. El norte de Siria, históricamente fue una región relegada del mapa del país. Como sucede en las otras partes de Kurdistán, los gobiernos siempre mantuvieron una política de desinversión hacia esas regiones. En Rojava ahora se intenta contrarrestar “el modelo agroeconómico de monocultivo de trigo, desarrollado por el régimen del partido Ba’ath, que ha causado un gran empobrecimiento del suelo fértil –describe Brossa-. El uso de fertilizantes químicos ha creado una gran dependencia, y no se están desarrollando soluciones sostenibles a la altura de la emergencia de la situación”.

En la comuna también se encargan de efectuar investigaciones, producir trabajos de difusión, traducciones y diplomacia, recibiendo a delegaciones internacionales. “Pero sin duda, lo más importante es la experiencia de desarrollar nuestras personalidades como militantes –remarca Brossa-, en base a la vida comunal y al crecimiento colectivo como revolucionarios y revolucionarias del mundo entero. Reflexionamos y ponemos en común nuestras experiencias en Rojava y los conflictos en nuestros países de origen, buscando desarrollar soluciones colectivas para solucionar los problemas que el sistema genera en nuestras sociedades”.

El sueño kurdo
La revolución en Rojava es, en la historia reciente, la primera vez que el Movimiento Kurdo de Liberación pudo poner en práctica el Confederalismo Democrático. Frente a la guerra despiadada, a los cientos de miles de muertos de un conflicto que parece no tener fin, la ideología que propuso Öcalan a mediados de la década de 1990 se basa en el poder de las mujeres, el cooperativismo, la organización comunal de la sociedad, la ecología, la inclusión de todas las religiones y minorías étnicas, y la conformación de entidades y organizaciones de autogobierno y autodefensa. Y Rojava es la síntesis de ese sueño. “El más importante logro sin duda es la mera existencia de un espacio como Rojava dice Brossa. La autoadministración desarrollada en base al Confederalismo Democrático en el norte de Siria, capaz de poner freno al terror y la barbarie del Daesh, a la vez que se desarrolla un proceso de revolución social, es una esperanza por quienes soñamos con un mundo mejor”.

En un territorio cruzado por la puja de los poderes internacionales y regionales, los pobladores de Rojava saben que “la lucha por la liberación de la mujer como elemento principal en la lucha por la liberación de la sociedad, es uno de los más claros ejemplos de la madurez y la profundidad de este movimiento”, asevera el militante catalán. “La determinación a la hora de desarrollar estructuras de autodefensa ha sido clave para defender a la sociedad de las amenazas externas. La habilidad de desarrollar un cuerpo diplomático, capaz de dialogar y negociar democráticamente soluciones para problemas y conflictos a todos los niveles, ha sido también un factor clave enumera Brossa. Pero ha sido la integración de la sociedad en la revolución, basando el sistema social en un modelo plural y democrático de comunas populares, ha sido el factor determinante a la hora de construir un movimiento fuerte capaz de prevalecer hasta al día de hoy, tras más de cinco años de proceso revolucionario en medio de la guerra en Siria”.

Si los habitantes de Rojava encuentran en su revolución un proceso de crecimiento de las libertades y de democratización, también conocen los riesgos que enfrentan. Los internacionalistas no son ajenos a esta situación de tensión permanente. Brossa remarca “las extremas condiciones en que se encuentra Rojava, no solo por la guerra sino también por el embargo que sufre. Otro gran problema es, sin duda, las relaciones diplomáticas militares a las que se ha visto abocada Rojava. Al borde de la aniquilación en la guerra contra el Daesh, tuvo que recurrir al imperialismo de los Estados Unidos para lograr hacer frente a la amenaza del fanatismo islamista”.

La alianza táctica, como la denominan los kurdos, entre la Coalición Internacional –encabeza por Estados Unidos y Europa- y las YPG/YPJ, despertó desconfianzas en varios sectores de la izquierda mundial. En Siria, convertida un tablero de ajedrez en que el pragmatismo y los acuerdos fugaces son algo cotidiano, la decisión de las autoridades de Rojava se explica por la necesidad de derrotar por completo a los grupos terroristas, pero también por conseguir un reconocimiento internacional que hasta ahora les es negado.

“Si hubiera habido un movimiento internacionalista revolucionario capaz de asistir la revolución, como sucedió en España con las brigadas internacionales en 1936, o en las luchas de liberación nacional de países africanos como Angola con el apoyo cubano, quizás esa alianza con Estados Unidos no habría sido necesaria –reflexiona Brossa-. Pero ante la ausencia de tales movimientos internacionalistas capaces de brindar apoyo a la revolución, la necesidad de hacer frente al Daesh y el complejo equilibrio de poderes en Medio Oriente, ha forjado extrañas alianzas que suponen un enorme riesgo para este proyecto revolucionario”.

En América Latina, la revolución de Rojava despertó grandes simpatías por parte de los movimientos sociales. Las prácticas similares de organización social, el anticapitalismo como bandera y el poder femenino como pulsión de la lucha se encuentran pese a que existe un océano de distancia.

“Existe un gran interés, sobre todo por el potencial revolucionario de América Latina y su historia y movimientos anticoloniales y revolucionarios –destaca Brossa-. El movimiento de liberación de los pueblos de Kurdistán está entrando en una etapa de internacionalización y la solidaridad de los pueblos de América Latina se contempla con gran esperanza. El número de internacionalistas de América Latina en Rojava todavía es pequeño, pero está empezando a cambiar en los últimos años. Como ejemplo, Brossa recuerda a la médica argentina Alina Sánchez (Legerîn Ciya), que falleció el pasado 17 de marzo por un accidente automovilístico mientras se trasladaba a la ciudad de Hasake. La historia de Sánchez es “una gran inspiración para los internacionalistas que nos encontramos en Rojava. Su enorme labor como médica y como militante fue una gran inspiración para quienes tuvimos el placer de conocerla. También haber conocido a su familia, que vino para asistir al funeral que se organizó en la ciudad de Derik y al acto de conmemoración que tuvo lugar en la ciudad de Girkê Legê (Rimelan), fue muy emotivo para mí”, comenta Brossa.

La amenaza turca
El Estado turco, bajo el mando del presidente Recep Tayyip Erdogan, está cometiendo una masacre en Afrin, el cantón kurdo invadido en enero pasado. En estos años de guerra en Siria, Afrin se había convertido en un páramo. En su tierra se seguía con la producción de olivos, la convivencia entre diferentes pueblos era pacífica, el recibimiento de al menos 500 mil desplazados internos se desarrollaba de una manera armónica, dentro de las limitaciones económicas y logísticas.

Desde que el ejército y sus aliados, como el Ejército Libre Sirio y Al Qaeda, tomaron la ciudad de Afrin se desató una ola de saqueos a propiedades, secuestros de mujeres, encarcelamiento de pobladores y la muerte de por lo menos 300 civiles por los masivos bombardeos de la aviación turca.
“La ocupación del cantón de Afrin ha supuesto un duro golpe a muchos niveles analiza Brossa-. Tras lograr poner fin al terror del Daesh, ha habido un exceso de confianza en la comunidad internacional, que a la hora de la verdad no ha movido ni un dedo para poner fin a la invasión. El conflicto con Turquía, país miembro de la OTAN y heredero directo del Imperio Otomano que luchó en el eje fascista en la Segunda Guerra Mundial, no es nuevo”.

Para el miembro de la Comuna Internacionalista, “la lucha de liberación del pueblo kurdo ha vivido sus más sangrientos episodios dentro de las fronteras turcas, con conflictos como el genocidio de Dersim a finales de 1930, o las brutales guerras de los años del plomo en la década de 1990 contra la ocupación turca, donde el ejército arrasó cientos de pueblos y aldeas kurdas. La invasión de Afrin es un nuevo capítulo en la guerra contra el fascismo turco, y ha supuesto un giro estremecedor en los acontecimientos en la guerra de Siria”.
Ante la invasión del territorio, “las fuerzas de autodefensa continúan la resistencia en forma de guerrilla contra la ocupación, pero ver un miembro de la OTAN ocupando territorio sirio sin duda significa que la guerra está lejos de acabar. Los cientos de miles de personas desplazadas por la agresión del ejército turco han tenido que buscar refugio tras ver cómo sus hogares eran bombardeados y sus casas ocupadas”.

La decisión de Erdogan de destruir Afrin no fue caprichosa. Ese territorio, según Brossa, “aportaba diversidad al equilibrio diplomático de la Federación Democrática del Norte de Siria, con mejores relaciones con el Ejército Árabe Sirio y el régimen de Bashar Al Assad que los otros cantones de la federación. Era también un territorio con presencia militar y diplomática rusa, hasta el momento de la traición en que Moscú abrió el espacio aéreo a la aviación turca que bombardeó sin cesar la población de Afrin durante todo el proceso de ocupación. Sin duda, esta invasión ilustra claramente el dicho kurdo que dice que ‘los únicos amigos de los kurdos son las montañas’”.

El pueblo kurdo conoce muy bien que nunca es momento para bajar los brazos. Y los pueblos de Afrin no son ajenos a esa máxima. “Hemos visto grandes movilizaciones de solidaridad internacional en países del mundo entero. La solidaridad con Rojava está entrando en una nueva etapa, y sin duda América Latina juega un papel importante –finaliza Brossa-. La mayoría de movimientos de solidaridad se van consolidando en Europa, sobre todo en países con una fuerte diáspora kurda, pero con Afrin hemos visto a otros países de Medio Oriente y de las Américas jugando papeles mucho más activos. Desde la Comuna Internacionalista valoramos muy positivamente estos desarrollos, y esperamos que esta solidaridad no se quede en un plano simbólico, y que el día de mañana pueda significar una alianza decisiva a la hora de asegurar el futuro de la revolución de Rojava”.

El bisabuelo de Rok Brossa era militante de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) en Barcelona y fue asesinado cuando los franquistas entraron a la ciudad en plena Guerra Civil Española. La abuela de Rok, huérfana a los cinco años de edad, creció con la ausencia en el medio de su pecho. Por esos días, la resistencia republicana defendía metro a metro una Barcelona libre. Muchas décadas después, Rok escuchó a su abuela relatar cómo la familia se escondía debajo de los colchones cuando los fascistas desataban los bombardeos. También oía sobre el sufrimiento de la post-guerra, del hambre y del recuerdo de los muertos queridos.

“Cuanto más pienso en esa historia más me influye en mi militancia”, dice ahora Rok Brossa, en diálogo telefónico con La Tinta. “Una de las cosas más importantes a la hora de desarrollar una personalidad militante es conocerse a uno mismo –explica este catalán de 28 años-. En Rojava (norte de Siria) estamos trabajando en ese sentido: comprender la historia de tu sociedad te ayuda a entenderte mejor. Y esto ayuda a entender mejor la sociedad”.

Brossa, que llegó a Rojava a mediados de 2017 para sumarse a los internacionalistas que desarrollan trabajos con los civiles, tuvo su bautismo de fuego en la región de Afrin, que el Estado turco invade desde el 20 de enero pasado. “Cuando estuve en Afrin, bajo las bombas del fascismo turco, no pude evitar recordar la historia de mi abuela y la entendí mucho mejor”, reflexiona. “La primera vez que observás caer las bombas hay mucho miedo y desconcierto, y solo pensás en protegerte y proteger a los seres queridos. Pero aprendés a vivir con eso y a aceptar que si la bomba te cae encima, hagas lo que hagas, vas a morir”, describe Brossa con la crudeza inevitable de la guerra. Como si estuviera hablando de la Guerra Civil Española que su propia familia vivió, Brossa afirma que, pese a los peligros y dolores, “hay que seguir resistiendo sin permitir que se rompa la moral, porque ese el principal objetivo de los bombardeos contra la población civil: crear miedo y hacer perder la moral”.

Viaje al país prohibido
Rojava es una de las cuatro partes del Kurdistán histórico que, desde principios de siglo XX, se convirtió en un territorio negado, tanto por los recién creados estados-nación como también por Gran Bretaña y Francia, que en aquellos tiempos eran las principales potencias mundiales.

La historia del pueblo kurdo está minada de planes de asimilación y represión en su contra. Rojava no fue ajena a estos hechos. Con una frontera de 900 kilómetros con Turquía, el Kurdistán sirio tiene las principales reservas naturales del país, ya sean hidrocarburos, agua dulce –con el río Éufrates como principal vertiente- o tierra fértil para la agricultura. Rojava siempre fue conocida como “el granero de Siria”. Hacia ese lugar se dirigió Rok Brossa, inspirado por un proceso revolucionario que comenzó en 2012, cuando los gobiernos y regímenes de Medio Oriente y el norte de África caían como fichas de dominó en medio de la “Primavera Árabe”.
leandroalbani@gmail.com

Abecedario para entender la victoria del chavismo en Venezuela


Por Katu Arkonada*:
 El chavismo volvió a ganar las elecciones en Venezuela. Son 22 de 24 elecciones celebradas en Venezuela desde el triunfo del comandante Chávez en 1998, triunfo que inauguró el cambio de época en América Latina. En un claro ejemplo de disonancia cognitiva, una buena parte de la opinión pública internacional, incluida la izquierda, no termina de entender por qué si Venezuela es una dictadura en medio de una guerra civil, se celebran elecciones en paz, sin muertos, y con resultados parecidos, en participación y apoyo al ganador, a otros procesos electorales en el continente.



Vamos con un breve abecedario para intentar comprender lo sucedido:
C de chavismo. Este abecedario no comienza por la A, sino por la C de chavismo, que más que un concepto teórico, es una teoría de acción colectiva, plebeya, llevada a la práctica. Sin el chavismo político y sociológico, salvaje en palabras de Reinaldo Iturriza, no sería posible entender no ya la revolución bolivariana, sino la resistencia heroica a los ataques políticos, económicos y mediáticos contra un proceso, ataques que comenzaron con la victoria de Chávez, pero se recrudecieron con la muerte del comandante en 2013.

E de elecciones. Celebradas en un ambiente de total calma y tranquilidad, y garantizadas por un sistema electoral que la propia Unión Europea ha avalado, o el ex presidente estadunidense Jimmy Carter ha considerado como el más seguro del mundo. Es necesario destacar que el proceso para votar se abre mediante la huella dactilar, única, de cada persona, que permite realizar un voto electrónico en una máquina, que a su vez emite un recibo, que a su vez se introduce en la urna. Por tanto, el proceso tiene 3 salvaguardas que lo convierten en extremadamente seguro y confiable ante cualquier auditoría.

F de Falcón. Henri Falcón, el segundo candidato (de los cuatro que había, un oficialista y tres de oposición) más votado, ha demostrado que se puede ser opositor, plantear medidas que suponen un regreso a la doctrina del shock neoliberal, y competir electoralmente siempre que se haga de manera democrática y no violenta.

M de Maduro. La ofensiva chavista que permitió ganar 20 de 23 estados en el país y más de 300 alcaldías, así como las elecciones a la Asamblea Constituyente, no  hubiera sido posible sin el liderazgo de Nicolás Maduro. Es necesario recordar que el actual presidente venezolano no sólo fue un gran dirigente sindical ya desde los tiempos en que Chávez daba el golpe cívico-militar de 1992, sino que además de diputado, y constituyente, fue el mejor canciller que ha tenido la ALBA, durando en su cargo seis años.

G de guerra económica. Estas elecciones se han realizado en medio de una hiperinflación y especulación cambiaria inducida, situación sumada a la caída de los precios del petróleo que pasaron de 120 a 20 dólares por barril en cuestión de meses, y la corrupción presente en todo gobierno donde se mueven cantidades millonarias en contratos públicos (desde México hasta Argentina).

O de Oposición. Estas elecciones son la derrota de la oposición, con V de violenta. La oposición violenta que asesinaba personas en las guarimbas o las quemaba vivas por ser pobres, negras, chavistas...
Apostaron por una estrategia de confrontación violenta, estrategia que ha sido derrotada por un pueblo organizado, que castigó electoralmente al chavismo en las elecciones legislativas de 2015, pero no avaló electoral ni políticamente la confrontación violenta y golpista.

S de Santo Domingo. Esperamos que un día se hagan públicos los acuerdos de Santo Domingo que nunca llegaron a firmarse, y por qué la oposición venezolana, después de haber acordado con la delegación del gobierno seis puntos, incluida la celebración de elecciones y el reconocimiento al resultado de las mismas, nunca se sentó a firmar y ratificar el acuerdo al que habían llegado.

U de United States. Así, en la lengua del imperio, para entender la forma de pensar de un país que ha hecho del imperialismo su doctrina política, económica y militar; de un país que mientras se rodea de muros y expulsa migrantes, siembra de bases militares América Latina e impulsa golpes de Estado; de un país cuyo  Comando Sur cree tener jurisdicción sobre naciones que defienden su soberanía política, económica y territorial. El imperialismo hoy está más presente que nunca en Venezuela (declarada peligro para la seguridad nacional de Estados Unidos), y el objetivo es claro: petróleo, gas, coltán y otros recursos estratégicos.

Z de Zapatero. La agresión sufrida por el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, nada sospechoso de chavista, en un colegio electoral donde votan las clases altas de Caracas, retrata a la oposición venezolana. Una  oposición con rasgos no ya autoritarios, sino fascistas.

Este pequeño abecedario nos va a ayudar a entender lo que ha sucedido hasta el día de hoy, donde el chavismo se ha impuesto con rotundidad a una oposición dividida en la táctica y la estrategia a seguir. Pero toca estar vigilantes, la estrategia envolvente que viene ahora pasa tanto por el aislamiento internacional de la revolución bolivariana, como por una estrategia de desestabilización para intentar ganar mediante la violencia lo que no han podido ganar en las urnas.

El gobierno venezolano tiene muchos defectos, como todos los gobiernos del mundo, pero el pueblo venezolano ha hablado en las calles y ha dado un voto de confianza a Maduro para resolver una crisis económica inducida. Es claro que el chavismo tiene más apoyo que el proyecto opositor de vuelta al neoliberalismo y eso es lo único que debería importarnos, respetar la soberanía política,  económica, territorial y popular de un pueblo informado y politizado, que aun con la necesaria crítica y autocrítica, no quiere volver al pasado.

*Katu Arkonada ha participado como observador y acompañante del proceso electoral venezolano. Análisis enviado desde Caracas la noche del 20 de mayo de 2018
@katuarkonada

Balance del poder revolucionario en Venezuela, hoy 21 de Mayo de 2018.

Por William Castillo Pérez (el indio): 
Somos: 
* El Poder originario del Pueblo venezolano, ejerciendo plenamente el Poder en Venezuela. Mediante LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE, Plenipotenciaria y supraconstitucional. 
 * La Presidencia de la República. 
 * 19.Gobernaciones 
 * 295.Alcaldías 
* Más CLE. y CM



Si esto no es Poder, y Poder Legítimo, díganme ¿Qué lo es? 

Para América y el planeta tierra la revolución bolivariana tiene que continuar ejerciendo la hegemonía del Poder, para producir los cambios que impulse la vida del pueblo a excelsos niveles de justicia social, mayor suma de felicidad, mayor suma de estabilidad política y la mayoría seguridad. Nadie podrá objetar nuestro triunfo, sobre todo en los momentos, que la derecha pretende retrotraer la humanidad a los tiempos de la colonia, la expoliación, la explotación y la segregación.

 No debe haber en el planeta nadie que se oponga a que nosotros los venezolanos mantengamos encendida la luz del faro que guía a la humanidad hacia el mejor de los destinos; la vida en igualdad, en socialismo y en común unión.

La calificación de victoria pírrica al triunfo de Nicolás Maduro, además de un  craso error, es una deslealtad y desconsideración, con el Presidente Nicolás Maduro. Pero expliquemos el origen de esa identificación de la Victoria del rey de Epiro, llamado Pirro sobre  las fuerzas del imperio romano:     Pirro obtuvo esa victoria con muchas pérdidas en su ejército, de tal importancia que se consideró, tácticamente, una victoria desfavorable para el vencedor. Tan desastrosa fue esa Victoria pirrica, que el propio Rey Pirro exclamó al final de la Batalla "Otra Victoria como está y vuelvo solo a mi casa".

Mientras que la Victoria de Maduro, no es una Victoria Pirrica. Porque en ésta conquista no se desgasto  la estructura, no se destrozó la fuerza ni el capital político de la revolución.
Es, que, por el contrario, ganamos a pesar de estar soportando los más feroces ataques, descalificaciones, traiciones de propios y ajenos, de potencias y gobiernos hostiles, con amplio apoyo dentro de nuestro país. Logramos triunfar, aún con una baja participación de un sector de la población, que se sumó al ataque traicionero de la contrarrevolución. De allí, que no se puede calificar de victoria pirrica. Sino de una victoria heroica, porque triunfamos a pesar de la abstención.

En este balance debemos con toda sinceridad observar y analizar con cuidado y sin apasionamiento los resultados.

Los hechos son claros, ganamos, pero no hemos convencido. Quienes se abstuvieron lo hicieron, porque no los hemos podido convencer. La abstención, no es culpa exclusiva de la revolución, el gobierno y el psuv, es culpa también del pueblo. Porque el conocimiento necesario para adquirir la conciencia que nos permita discernir la verdad y lo conveniente, solo se adquiere accediendo a la información, la cual, existe en abundancia y es de libre acceso. Conectarse con la información, no es una inyección que debe ser inoculada para acceder a ella, es como el aire que respiramos; ejercicio vital. Si consumimos o no, la información, ello finalmente es nuestra responsabilidad.

De allí, que el pueblo debe asumir su responsabilidad  y apoderarse de ese poder cognitivo que le permita y le obligue ¿por qué no? A ser responsable con su patria, su pueblo y su familia

Ante esa matriz negativa, que propalan, que hemos disminuido el caudal de votos, sencillamente está errada, es más bien  indicativo, que nuestra votación o sea la aceptación del pueblo hacia la revolución es hoy por hoy suficiente para controlar el poder. Hoy, nosotros gobernamos con el apoyo del 60% de la población con capacidad y decisión electoral que además está firmemente convencida e identificada con nuestro proceso político. Todo quien fué a votar por Nicolás Maduro y los candidatos de la revolución votó para constituirse en Poder sólido, granítico, inexpugnable e indestructible, no fue a satisfacer apetencias, fue a realizar un ejercicio de amor por la Patria, su pueblo y su familia. Aunque, a algunos les parece que fuimos pocos venezolanos a votar. Es, que fuimos los suficientes, la semilla de una cosecha que crecerá al calor de buen clima, para producir la savia buena que alimentará  la Patria nueva.

 Si  diseccionáramos la abstención, la mayor proporción de ella puede calificarse como descontentos y confundidos, o sea, pueden eventualmente, ser convencidos, mientras que el resto no pertenece a ningún sector opositor porque, simplemente obedece a situaciones que de hecho estamos en vía de solución y en consecuencia, ellos, se convencerán por la fuerza de los hechos. De tal manera, que esa cacareada victoria de la abstención no existe. Solo es circunstancial y la resolveremos.

Aún conservamos el poder, porque solo nosotros, pueblo y revolución somos capaces de gobernar este país, porque la oposición nacional e internacional ha demostrado en millones de oportunidades que es sencillamente incapaz y además brutalmente malvada, traicionera y egoísta. Por ello es importante que la revolución bolivariana socialista imperialista y chavista. Emprenda sin dilación las reflexiones necesarias para corregir y derrotar la abstención y conquistar e ideologizar el corazón y las mentes de esa población que está  en ese peligroso 49% del electorado que pudiera algún día echarnos una vaina.

La abstención es un problema a resolver por la revolución con absoluta urgencia, a partir del 21 de Mayo.

Aun cuando la agresión que perpetra contra nuestra población la inversión privada, la economía y la comunicación como arma contra la humanidad para doblegar su voluntad y someterla y hacerla  dócil a sus designios. Elementos estos, que han desnaturalizado la política, la CNRBV y las leyes. Reclama la acción inmediata de la revolución  en pleno. Existe el elemento ideológico, que requiere nuestra atención inmediata, para eliminar, entre otras falencias, la práctica de la abstención.

No podemos seguir actuando y asumiendo situaciones inconvenientes y definitivamente contrarias a la lógica, solo porque la tradición, las costumbres, las estadísticas y un largo chorizo de etc., así lo indican. Para entonces concluir, a consecuencia de la aceptación de esa propaganda, en que la solución  a nuestras situaciones incómodas o adversas, es meter  la cabeza en un hueco,  como un avestruz para no asumir ni responsabilidades ni acciones proactivas.

Cuando se es ciudadano de un país. Se debe exhibir.

Una gran responsabilidad con ese país, igual debe suceder en el nuestro, los venezolanos, estamos en el deber de ser  responsables de nuestra patria y todas sus circunstancias.  Al indagar en la decisión de las personas para abstenerse de votar, opinar, articular y asumir responsabilidades es increíble la gran cantidad de razones equivocadas esgrimidas. Todas ellas muestran claramente que cuando un pueblo no está consustanciado con la patria, es fácil presa de manipulación que indefectiblemente, pueden inducirlo al suicidio político.

La abstención es como la corrupción,  solo indica una posición política puntual circunstancial, no define nada porque no obedece a ninguna ideología ni corriente del pensamiento, es como ya indicamos, igual a la corrupción, o sea,  una actitud individual que compromete a quien la usa o la caracteriza aun cuando la ejecuten en equipo. Para empezar, insistimos, la abstención,  al igual que la corrupción, es indicador de un importante grado de irresponsabilidad con la humanidad, con el orden establecido, con las leyes, la Constitucional nacional, en suma una aberración social.

La abstención no tiene ningún programa político de respeto a los ddhh, etc.
La abstención es una actitud vergonzosa, es signo de irrespeto a la humanidad, propiciador de caos, de falta de identidad, de egoísmo, de lesa humanidad.

En conclusión obtuvimos una gran Victoria, hemos demostrado que "Solo el pueblo salva al Pueblo". Y no es cualquier pueblo es un ejército de 6.157.185 patriotas que nos enfrentamos, con todas las adversidades para mantener la revolución bolivariana en Poder, liderada por Nicolas Maduro para lograr la más sublime Justicia Social

Honor y respeto a ese noble pueblo venezolano!!!!

¡Independencia y Patria Socialista y Soberana!!
¡Chávez vive!!!
¡La Patria sigue!!!!
¡Viviremos y venceremos!!!!!

wiliancastillop@gmail.com

La planta insolente del Comando Sur


Por Luis Britto García
Alguna vez dije que vivíamos en la época del imperialismo humanitario y el genocidio filantrópico. Prueba de ello, el plan Masterstroke, del almirante Kurt Tidd, comandante en jefe delSouth Command, sección del ejército de una potencia del Norte que nada tiene que hacer en nuestro Sur (http://www.voltairenet.org/article201091.html.). Lo publica Voltairenet; lo comenta Stella Calloni, especialista en operaciones de genocidio, y su contenido es coherente con anteriores políticas y documentos de Washington. Si el dueño del circo  “no descarta” la intervención armada contra Venezuela, es creíble que los payasos disparen papelillo.


El solo título, “Plan to overthrow the Venezuelan Dictatorship” (Plan para derrocar la dictadura venezolana), es ya una confesión delictiva. En términos  de la Carta de la ONU y de la de la OEA, ningún Estado puede ni debe intervenir en las cuestiones internas de otro, y mucho menos derrocar su gobierno.
A confesión de parte, relevo de pruebas. Tidd confiesa desvergonzadamente en el texto  la implicación de su gobierno en las acciones contra Venezuela: “Es tiempo de que Estados Unidos pruebe, con acciones concretas, que está implicado en el proceso de derrocar la dictadura venezolana, lo cual significará un punto decisivo”.

Pero también admite con mayor cinismo todavía que ese proceso no va a ser cumplido por venezolanos, pues las fuerzas opositoras “no tienen el poder de poner fin a la pesadilla”, ya que “las disputas internas, la supremacía de los favoritismos particulares, la corrupción similar a la de sus rivales, su escaso arraigo, no les garantizan la oportunidad de aprovechar la situación y dar los pasos necesarios”.

Mayor desprecio no puede caber hacia los opositores en cuyo beneficio se pretende destruir un país. Esta oposición perniciosa es además minoritaria, pues  el plan está dirigido contra “los ciudadanos de menores ingresos -quienes apoyan a los gobernantes actuales” –o sea, la mayoría democrática.

El almirante  desarrolla su plan para exterminarla:“-Obstruir completamente las importaciones, y al mismo tiempo, desalentar a los potenciales inversionistas extranjeros a fin de contribuir a hacer más crítica la situación de la población -sobre todo en lo relativo al combustible, esencial para cualquier intento de recuperación de la economía nacional”.

 A fin de agravar la crisis que supuestamente quiere solucionar, el humanitario Comando Sur propone: “Alentar la insatisfacción popular incrementando la escasez y el alza en precio de los alimentos, medicinas y otros bienes, con la intención de provocar la deserción de los ciudadanos por todas las fronteras, poniendo en riesgo así la seguridad nacional de los países fronterizos. Causando víctimas y haciendo responsable al gobierno de ellas. Exagerando ante el mundo la crisis humanitaria a la cual ha sido sometido el país”. No se olvidan detalles: hay que estructurar un plan para lograr la profusa deserción de los más calificados profesionales, a fin de “dejarlo absolutamente sin profesionales”, lo que agravará todavía más la situación interna, y culpar de ello al gobierno.

Un “Golpe Maestro” no ahorra crímenes: “Incrementar la inestabilidad interna hasta un nivel crítico  intensificando la descapitalización del país, la fuga de las divisas extranjeras y el deterioro de su base monetaria, provocando la aplicación de nuevas medidas inflacionarias que incrementen su deterioro y que simultáneamente provoquen a los ciudadanos de menores ingresos -quienes apoyan a los gobernantes actuales- y a aquellos que están en mejor situación, a ver su status social como amenazado”.

No se le escapa al aprovechado almirante que a pesar de todas estas fechorías,  una oposición minoritaria, sin poder, “de escaso arraigo”, sumida en “disputas, favoritismos y corrupción” seguramente será incapaz de arrebatarle el gobierno a la mayoría democrática. Por tanto, se impondrá la democracia minoritaria con los métodos más antidemocráticos: “Usar a los  oficiales del ejército como una solución alternativa o definitiva… endureciendo las condiciones dentro de las Fuerzas armadas para que ejecuten un golpe antes de que acabe el año  2018”.

Pero Estados Unidos y cierta oposición llevan veinte años fraguando un golpe de Estado   que nunca cuaja. Habrá entonces que derrocar al gobierno con fuerzas foráneas.  A tal fin, urge Tidd “Apelar a los aliados domésticos, así como a otras personas insertas desde el exterior en la escena nacional a fin de que generen protestas, motines e inseguridad, saqueos, robos, asaltos y secuestros de transportes de naves y de otros medios de transporte, con la intención de sumergir al país en una crisis a través de las fronteras y otras posibles vías, dificultando de tal modo la Seguridad Nacional de los países fronterizos. Causando víctimas y haciendo al gobierno responsable de ellas. Magnificando ante el mundo la crisis humanitaria a la cual el país ha sido sometido”. “Avanzar en la instalación en bases de aeroplanos de combate y helicópteros, vehículos blindados, posiciones de inteligencia, y unidades militares especiales y logísticas (de policía y militares, fiscales de distrito y prisiones)”.

O, para hablar más claro: la imposición por la fuerza bruta de ejércitos de ocupación extranjeros, pues los estadounidenses generosamente están dispuestos a sacrificar como carne de cañón ciudadanos de otros países latinoamericanos: “Comprometer a Brasil, Argentina, Colombia y Panamá para contribuir con un mayor número de tropas, para utilizar su proximidad geográfica y su experiencia en operaciones en regiones selváticas. Fortalecer su condición internacional con la presencia de unidades de combate de los Estados Unidos de América y los países citados, bajo el comando de un Estado Mayor conjunto dirigido por Estados Unidos”. Los estadounidenses estarán allí para fortalecer y comandar: que los desechables hispanos se quemen el pecho por ellos.

Se engañan entonces los opositores que anhelan  una fotogénica invasión de rubios marines airosamente uniformados. Estados Unidos utiliza actualmente en sus guerras sucias los más inmundos mercenarios. Planea Tidd “Reclutar paramilitares principalmente en los campos de refugiados en Cúcuta, la Guajira y el Norte de  Santander, áreas densamente pobladas por ciudadanos colombianos que emigraron a Venezuela y ahora regresan huyendo del régimen, para intensificar las actividades desestabilizadoras en la frontera común entre ambos países. Hacer uso del espacio vacío dejado por las FARC, la beligerancia del ELN y las actividades en el área del Clan del Golfo. Preparar la involucración de fuerzas aliadas en soporte de los oficiales venezolanos para controlar la crisis interna, en caso de que estos  retarden demasiado  tomar la iniciativa”. También hay que “Continuar el fuego en la frontera común con Colombia. Multiplicando el tráfico de combustible y otros bienes. El movimiento de paramilitares, incursiones armadas y tráfico de drogas. Provocando incidentes armados con las fuerzas venezolanas fronterizas de seguridad”.

El South Command viene por sangre; y para encauzar la inundación, hay que  “Organizar el aprovisionamiento y el relevo de tropas y del soporte médico y logístico desde Panamá. Hacer buen uso de las facilidades de vigilancia electrónica y señales de inteligencia; de los hospitales y sus dotaciones desplegadas en Darién, los aeródromos equipados del Plan Colombia, así como de los campos de aterrizaje de las antiguas bases militares de Howard y Albrook, así como la perteneciente a Río Hato. En adición, el Centro Humanitario Regional de las Naciones Unidas, diseñado para situaciones d catástrofe y emergencia humanitaria, que dispone de un aeropuerto y de sus propios alojamientos”.

 No hay canallada  sangrienta sin  hipocresía leguleya. Para aniquilar un país que no ha agredido a nadie, según Tidd se debe: “Desarrollar la operación bajo bandera internacional, patrocinada por la Conferencia de Ejércitos Americanos, bajo la protección de la OEA y la supervisión en el contexto legal y mediático del secretario general Luis Almagro. Declarar la necesidad de que el comando continental sea fortalecido para actuar, utilizando el instrumento de la Carta Democrática Interamericana, a fin de evitar la ruptura del orden democrático”. Y en fin, “Promover la solicitud del envío de una fuerza militar de la ONU para la imposición de la paz”.

En resumen: Masterstroke planea asaltar Venezuela, la nación que libertó cinco países latinoamericanos, con una horda de ejércitos extranjeros. ¿Le habrá contado alguien a Kurt Tidd que existe un veto en el Consejo de Seguridad de la ONU que puede detener esta canallada? Este era también el Plan Maestro de Inglaterra, Alemania e Italia cuando con quince acorazados bloquearon, asaltaron y saquearon nuestras costas en 1902. A la voz de “La Planta Insolente del extranjero ha profanado el sagrado suelo de la Patria” acudió un ejército de cien mil voluntarios, y los imperios se retiraron, hasta el día de hoy y por los siglos de los siglos, Amén.

   Elige con quién estás hoy.
 brittoluis@gmail.com

México ante Venezuela: una posición equivocada


Por Editorial La Jornada:
En un comunicado de prensa emitido ayer, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dijo que no reconoce la legitimidad del proceso electoral realizado el domingo 20 de mayo en Venezuela, que culminó con la relección del presidente Nicolás Maduro, pues el proceso en mención no cumple con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente.



En consecuencia, determinó llamar a consultas a la embajadora mexicana en Caracas, comunicar tal posición a la representante venezolana en nuestro país, emitir una alerta para los sectores financiero y bancario mexicanos sobre el riesgo en el que podrían incurrir si realizan operaciones con el gobierno de Venezuela que no cuenten con el aval de la Asamblea Nacional (en pugna con los otros poderes de ese país), incluyendo convenios de pagos y créditos recíprocos por operaciones de comercio exterior, reducir al mínimo las actividades culturales y de cooperación bilateral, incluida la militar, y suspender hasta nuevo aviso las visitas de alto nivel a Venezuela.

Asimismo, la cancillería comunicó que “seguirá buscando (…) contribuir a la restauración de la institucionalidad democrática, el respeto de los derechos humanos y la plena vigencia del estado de derecho” en la nación sudamericana.
Es pertinente recordar que los comicios presidenciales del domingo anterior en ese país fueron boicoteados por la mayor parte de la oposición, lo que derivó en un triunfo aplastante de Maduro y en cuestionamientos internos y externos sobre la legitimidad de la elección.

Pero, independientemente de lo que se piense y diga sobre tal proceso, la decisión de la SRE de desconocer la consulta ciudadana en el país sudamericano constituye un atropello a los principios diplomáticos mexicanos y ejemplifica los alarmantes desvíos de los gobiernos recientes con respecto de los pilares de una política exterior que fue ejemplo y punto de referencia para la comunidad internacional y significó, para México, un poderoso instrumento de defensa de la soberanía nacional.

La llamada Doctrina Estrada, que hasta el sexenio de Vicente Fox guio las determinaciones de la diplomacia nacional, establece con claridad: México no se pronuncia en el sentido de otorgar reconocimiento, porque considera que esta es una práctica degradante que, sobre herir la soberanía de otras naciones, coloca a éstas en el caso de que su asuntos interiores puedan ser calificados, en cualquier sentido, por otros gobiernos, quienes de hecho asumen una actitud crítica al decidir, favorable o desfavorablemente, sobre la capacidad legal de regímenes  extranjeros, por lo que el gobierno nacional se limitará “a mantener o retirar, cuando lo crea procedente, a sus agentes diplomáticos y a continuar aceptando, cuando también lo considere procedente, a los similares agentes diplomáticos que las naciones respectivas tengan acreditados en México, sin calificar, ni precipitadamente, ni a posteriori, el derecho que tengan las naciones extranjeras para aceptar, mantener o sustituir a sus gobiernos o autoridades”.

A la imprudencia de no reconocer la legitimidad de la elección venezolana deben agregarse la desafortunada alineación de la diplomacia nacional con los designios belicistas e injerencistas del gobierno de Donald Trump hacia Venezuela –que difícilmente podrían compaginar con el propósito de contribuir a una solución  pacífica para la crisis de la nación sudamericana– y la torpeza de sumar a México a un conjunto de aliados de Washington que buscan deponer al actual gobierno venezolano por medio de un bloqueo económico, presentado en forma eufemística como medidas políticas y económico-financieras, en una declaración conjunta emitida por los gobiernos de Argentina, Australia, Canadá, Chile, Estados Unidos y, lamentablemente, el de nuestro país.

Por lo demás, hay una preocupante incongruencia entre el hecho de oponerse en los foros internacionales al bloqueo que Estados Unidos mantiene contra Cuba y participar en la construcción de un cerco semejante en contra de Venezuela. Más allá de la polémica sobre la crítica circunstancia política por la que atraviesa esa nación, e independientemente de simpatías o antipatías hacia el régimen de Maduro, los extravíos de la cancillería mexicana en esta materia resultan lesivos para nuestro país. Es necesario volver a los principios diplomáticos que hasta hace unas décadas colocaron a México como actor ejemplar y prestigioso en el concierto de las naciones.

solidaridad-venezuela@lists.mayfirst.org